Ad image

Confiaba en él… sin embargo dudó

Federico Sabalette
Federico Sabalette
2 Minutos de lectura

Permanentemente somos receptores de situaciones anecdóticas que sucedieron en Dolores. Hoy nos ocupa reflejar una de esas historias acaecidas en el ámbito de nuestra necrópolis, cuando una señora, de las denominadas «del centro», ingresó una mañana a la administración del Cementerio poniendo el grito en el cielo, por lo dijo había observado momentos antes en la tumba de su esposo.

Dijo que cuando se disponía a depositar unas bonitas flores a su ser amado, había notado con sorpresa y estupor que en la piedra del frente se encontraba adosada un corazón con la siguiente leyenda: «Tus hijos que tanto te quieren, te recuerdan con cariño«, y seguidamente en prolijo orden el nombre de siete herederos, contraponiéndose con otra similar más pequeña y rectangular que aseguraba que el finado tenía 4 hijos.

No saliendo de su asombro la dama repetía una y otra vez: “¡…No pudo haberme hecho esto…, tantos años y yo sin saberlo!”.

Un poco más tranquilizada dijo confiar ciegamente en la fidelidad de su esposo, aunque buscaba una explicación.

La persona responsable de la necrópolis al observar el cariz que tomaban los acontecimientos, mandó llamar al operario que había colocado ese arte funerario, la nueva placa.

No tardó el torpe empleado en reconocer su error. Dijo que al encargársele esa tarea había equivocado el número de sepultura, lo cual había provocado ese estado de alteración en la viuda, prometiendo enmendar rápidamente lo sucedido.

Compartir Articulo
Deja un comentario
error: Si desea compartir esta nota utilice los íconos que aparecen en la página. Muchas Gracias. Copyright © www.compromisodiario.com.ar
X