Ad image

Aquel “Prado Español”

Federico Sabalette
Federico Sabalette
7 Minutos de lectura

Romerías: «fiestas de carácter popular introducidas por los españoles y que aún perduran en algunos pueblos del interior. En ella se alternan los más diversos entretenimientos…».

De esta forma se refiere don Félix Coluccio en su «Diccionario de Voces y Expresiones Argentinas», a esas manifestaciones que los inmigrantes españoles trajeron consigo.

Entrando en nuestra historia recordamos, que el 28 de octubre de 1880 la Sociedad Española solicitaba permiso a las autoridades comunales para efectuar una rifa que se vendía a un peso moneda corriente, que tenía premios en dinero por valor de 6.000 pesos, «a más de los objetos que se donen». La rifa era a total beneficio del hospital español, dedicando el 20 % del producido a favor del Hospital San Roque. Seguramente ya las romerías eran moneda corriente.

En 1897 se reunían en la planta alta de Castelli 59, solar que pertenecía y donde funcionaba el Club Unión, los miembros de la Sociedad Española. Presidía Francisco Ochoa, actuando como secretario don Antonio Vega. En ese marco pergeñaban las romerías a llevarse a cabo ese año. La comisión de fiestas que se había formado para mejor lucimiento. la integraban los señores Raymundo Llona y Luis Rodríguez.

La citada Sociedad poseía una plaza social, que era arrendada a Francisco Fernández por quince pesos moneda nacional, para el aprovechamiento de la fruta, pasto y leña de poda que de allí se extraía.

Las romerías dieron inicio el 7 de diciembre de 1898, contando con un presupuesto que no debía exceder los 870 pesos moneda nacional, finalizando cuatro días después a las 11 de la noche. Se presentaron 4 músicos locales y traído de la Capital Federal una parte de la «Rondalla de los baturros», agrupación de gran predicamento en esos tiempos. La Banda de música local cobraba $. 350, habiéndose abonado $. 30 por programas, anuncios y tarjetas y $. 50 pesos por el alumbrado.

La Sociedad Española poseía edificio propio en la calle Castelli, con acceso también por Belgrano, y la plaza denominada “España” en las actuales calles Lamadrid, Rauch, Sáenz Peña y Martín Campos, predio que en el año 1906 fue loteado.

El Prado Español -actual Plaza Moreno-, lugar donde se realizaron durante años las tradicionales y muy populares romerías, tuvo en distintas épocas como propietarios a Gregorio Carriquiriborda, Augusto Chang, José Arrondo, vendiéndolo este último a la Sociedad Española el 2 de julio de 1928, conservando esta Sociedad la manzana de tierra – de 86,60 metros en sus laterales- hasta el 28 de abril de 1958 cuando fue adquirida por la Municipalidad para utilizarla como plaza pública.

El predio poseía 2 salones destinados al expendio de boletos, encontrándose ubicada la entrada principal en el vértice que forman las calles Moreno y Córdoba (actual Mar del Plata). Entre otras mejoras existía un palco -la espléndida glorieta que es hoy el centro de la plaza-, y un lugar destinado a los danzarines. En él se oían jotas aragonesas, una exquisita muñeira o una linda habanera.

El predio estaba rodeado de ligustrina y tenía un portón de entrada con rejas, las que aún se conservan en una propiedad de calle Alem entre Mitre y Carlos Pellegrini.

Las celebraciones de las romerías españolas daban inicio con una función de gala en el Teatro Unione, continuando por la tarde y noche en el predio de la calle Moreno número 500.

En el año 1919 la acreditada casa de los Sres. Petazzi y Angelinetti finalizaba los trabajos de construcción de palcos, que las familias alquilaban a $. 12 cada uno en la popular tienda «Los Vascos».

Los responsables de la romería solían pedir a los cocheros y «chauffeurs» no transitar por la calle Moreno, porque la tierra que los coches y caballos levantaban tierra, la que “molesta sumamente a las personas que concurrían a pie».

Ya más cercano en el tiempo y a través de relatos de testigos vivientes de esos acontecimientos, recordaban a Próspero «Popito» Prudente, quien presagiaba el inicio haciendo explotar bombas de estruendo con su mortero a cuestas, y anunciando la llegada de la banda que dirigía el maestro Di Pietro.

Hoy el lugar es una plaza pública, ya que en diciembre del año 1957 y siendo Comisionado Municipal don Rodolfo Ranieri, se procedió a la compra del terreno «con todo lo edificado, plantado y de cualquier modo adherido al suelo», en la suma de Cien mil pesos moneda nacional, para darle destino de plaza en homenaje a Mariano Moreno.

Un año después el HCD sancionaba una ordenanza autorizando al Club Ever Ready a título precario y por los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, el uso del inmueble para la realización de romerías o kermeses, abonando la suma de pesos quince mil.

La misma institución también realizaba romerías populares en su fracción de calles Belgrano y Victoria.

Y otro lugar que supo ser sede de las mismas fue la plazoleta Roberto Negri, con la comisión Los Libres del Sur, a total beneficio de la cooperadora de la Escuela 7 durante los sábados, domingos y feriados.

 

Fuentes consultadas: Sociedad Española, Diario La Patria y Libro de Decretos y ordenanzas Municipalidad de Dolores.

Compartir Articulo
Deja un comentario
error: Si desea compartir esta nota utilice los íconos que aparecen en la página. Muchas Gracias. Copyright © www.compromisodiario.com.ar
X