Ad image

Argentina derrotó a Australia y se metió en cuartos de final del Mundial

Federico Sabalette
Federico Sabalette
4 Minutos de lectura

Con goles de Lionel Messi y Julián Alvarez, la Selección Argentina derrotó 2-1 a Australia, en el estadio Internacional Khalifa, y clasificó a cuartos de final del Mundial de Qatar 2022, instancia en la que se medirá ante Países Bajos. El próximo partido será el viernes a las 16.

El seleccionado de Lionel Scaloni mereció una diferencia más abultada, pero terminó sufriendo tras el descuento rival. Lisandro Martínez tuvo un cierre salvador y el marplatense Emiliano Martínez atajó un mano a mano casi en tiempo cumplido.

El primer tiempo fue muy trabajo, con Argentina con la pelota y Australia sin otorgar espacios. Pero en la primera combinación en los últimos metros, el seleccionado de Scaloni abrió el marcador a los 35′. Enzo Fernández filtró la pelota, Otamendi la frenó y Messi resolvió rápido de zurda, con justeza, contra el palo.

En el complemento, la albiceleste salió con confianza y tuvo enseguida una variante táctica: Lisandro Martínez ingresó para confirmar una línea de cinco atrás en lugar de Alejandro “Papu” Gómez, el reemplazante de Ángel Di María en la formación inicial.

A los 32′ Craig Goodwin probó con un remate de media distancia que se iba afuera, pero la pelota rebotó en Enzo Fernández y descolocó a “Dibu” Martínez. El descuento le puso suspenso a la definición. Pero Argentina ganó con justicia y ahora se medirá con Países Bajos, que previamente se impuso 3-1 a Estados Unidos.

 

Países Bajos fue más efectivo y será el rival en cuartos

Países Bajos le tiró “la chapa” a Estados Unidos, al que derrotó 3-1 en el estadio Internacional Khalifa y jugará con Argentina los cuartos de final del Mundial de Qatar.

Los goles de Memphis Depay (10m.) y Daley Blind (45m.) le dieron la ventaja a los neerlandeses en el primer tiempo. Con un taco, Haji Wright puso algo de suspenso a los 31′ del complemento, pero cinco minutos después Denzel Dumfries liquidó la historia.

Estados Unidos salió de entrada a “comerse” el partido, con muchos jugadores en ataque, rotaciones constantes en las posiciones y una sensación constante de dominio asfixiante para las últimas líneas de Países Bajos.

Tan sólo unos minutos tardó el conjunto estadounidense en poner de cara al gol a su figura, Christian Pulisic, que cada fin de semana es protagonista con Chelsea de Inglaterra, pero una reacción rápida del arquero neerlandés Andries Noppert evitó el 1 a 0 tempranero con una atajada al estilo handball, con piernas y brazos abiertos y su presencia de 2.03 metros en el achique.

El equipo de Louis van Gaal no negoció su origen, cuidó la pelota, y así surgió el primero de Depay, en una jugada que nació en los pies de Frenkie de Jong en el área chica propia, ensanchó la cancha y se puso en ventaja cuando todo era desfavorable.

Con la misma fórmula, Países Bajos: subida de Denzel Dumfries, centro atrás y aparición de Daley Blind para empujarla y darle tranquilidad del 2 a 0 al final del primer tiempo.

En el complemento el panorama no cambió demasiado. Estados Unidos lo buscó, pero dejó muchos espacios. Países Bajos defendió bien, salió rápido de contraataque y, más allá de 5 minutos de suspenso, el triunfo no corrió riesgo.

Compartir Articulo
Deja un comentario
error: Si desea compartir esta nota utilice los íconos que aparecen en la página. Muchas Gracias. Copyright © www.compromisodiario.com.ar
X