Ad imageAd image

Andrea Alday: “Sentimos que somos una realidad, también como una familia”

Federico Sabalette
Federico Sabalette
5 Minutos de lectura

“El Maracaná” más vivo que nunca

“En 2014 para la época del Mundial de Brasil lo bautizamos ‘El Maracaná’, pero hacia un par de años que existíamos, así que aproximadamente nacimos en 2012”, cuenta Andrea Alday, fundadora y alma de este espacio que contiene a decena de chicos de todas las edades, no solo con el almuerzo y merienda sino con educación, proyectos y mucho amor.

 

  • ¿Cómo hicieron el cierre del año?

Hace unas semanas. Hicimos un gran almuerzo. Iba a ser una cena en un primer momento, pero como llovió y pensábamos prender fuego afuera para hacer el asado, al final hicimos almuerzo y adentro. Nos donaron muchísima comida y todo salió hermoso. Vinieron la mayoría, el lugar nos quedó chico, por eso algunos comieron adentro del salón y otros en el patio. Se dividen por edad, los más chiquitos por un lado y los más grandes por otro.

 

  • ¿Siguen sumándose chicos?

Vienen continuamente, circulan todo el tiempo, hoy por ejemplo estamos desde las 8 de la mañana. Vienen de este barrio y de otros también, traen sus amigos, sus novias, sus compañeritos de escuela. Al más chiquito que tenemos lo traen los hermanitos, tiene 6 meses.

 

  • ¿Cuándo crecen los chicos siguen viniendo a colaborar?

Si. Eso es lo que más me conmueve, la actitud que tienen cuando se hacen grandes. Eso me motiva, que vengan como vienen a poner espalda con espalda conmigo para ayudarme. Se sienten parte, y siempre tienen un as en la manga para proponer que hagamos esto o lo otro. Siempre se suman. Y hacemos mil cosas que hacemos y son muy nuestras, por eso no las publicamos.

 

  • ¿Tienen pensado participar del Corso?

Siempre participamos, pero somos muchos y se complica, porque a pesar de la ayuda de los vecinos y toda gente que ayuda, es difícil movilizar un grupo de muchos chicos. Nos re gusta estar en el Corso, siempre estamos, resurgimos, siempre damos batalla y apostando más, para adelante. No retrocedemos a pesar de que hubo cosas que nos dolieron. Siempre curando heridas. Y siempre en positivo.

 

  • ¿Colabora la gente?

La gente colabora siempre y de manera continua. Hoy tuvimos un día espectacular, trajeron comida, ropa, una vecina se ocupó de armar regalitos, ahora viene otra chica de Guido a traerme los regalitos y cartitas. No es solamente Dolores, sino que también ayudan de Conesa, de Guido, Castelli, Pila, Belgrano y Maipú. Pasa, que lo que hay acá se ve, no hay horario, es todo el día, vos pasas y lo ves, almuerzan, desayunan. Hay días que estoy muy agotada porque la noche anterior me acosté tarde.

 

  • ¿Cómo hacen con el tema educativo?

Por la pandemia se suspendieron las clases de los profesores, pero se van a retomar. Y nunca dejamos de trabajar con las asistentes sociales de cada escuela en forma articulada, eso es muy importante, se trabaja en conjunto, por los chicos y sus familias. Yo aporto mi grano de arena, las maestras, directivos y asistentes sociales ponen lo suyo. Me ocupo si los chicos dejan de ir a la escuela, o faltan, y cuando las madres me autorizan para que anden mejor, hay chicos que van a escuelas de campo. Somos prácticamente una familia.

 

  • ¿Qué sueño tienen?

Tenemos muchos proyectos. Nos dieron un terreno acá a la vuelta, pusieron algunos juegos, nuestro sueño seria poder hacer una canchita de césped sintético, ponerle luces. No sé cómo encarar un proyecto así, pero sería un sueño cumplido, la canchita del barrio.

 

  • ¿Qué necesitarían para trabajar mejor?

Lo que nos vendría mejor hoy es un horno pizzero. Es muy necesario para la cantidad de chicos que hay, cuando hacemos pizza o hamburguesas tardamos un montón. Sería muy práctico. Tenemos muchísima ayuda de la sociedad y estamos muy agradecidos. Esto es algo palpable, se ve, somos una realidad y saben que existimos. Sentimos que somos una realidad.

 

Share This Article
Deja un comentario
error: Si desea compartir esta nota utilice los íconos que aparecen en la página. Muchas Gracias. Copyright © www.compromisodiario.com.ar