Ad imageAd image

Abuso en el camping de Miramar: el nuevo planteo de la defensa de los imputados con duras críticas a Casación

Mauricio
Mauricio
3 Minutos de lectura

La defensa de Tomás Jaime y Juan Cruz Villalba, los jóvenes que deberán enfrentar un segundo juicio por el presunto abuso sexual de una menor en el camping El Durazno de Miramar, presentó una queja ante la Suprema Corte de Justicia contra el fallo del Tribunal de Casación que rechazó el recurso extraordinario de nulidad y de inaplicabilidad de la ley.

Martín Bernat, abogado de dos de los imputados, pidió al máximo Tribunal que “haga lugar a la queja” presentada, “revoque la decisión y resuelva admitir los recursos mal denegados”.

El Tribunal de Casación Penal de La Plata había rechazado el recurso extraordinario de nulidad y de inaplicabilidad de la ley presentados por los abogados de Pitman, Jaime y Villalba.

“La resolución resulta contraria a derecho, notoriamente arbitraria, de neto corte antirrepublicano y violatoria de la garantía constitucional de la doble instancia y doble conforme”, consideró Bernat en su presentación.

“Resultan actos manifiestamente incompatibles con nuestro sistema jurídico y forma de gobierno, constituyendo meros actos de poder autoritarios sin, ni siquiera, buscar su camuflaje mediante la adopción de ropajes de legalidad, aunque solo sea mediante argumentos meramente aparentes”, agregó.

El Tribunal de Casación Penal anuló el veredicto y el juicio por jurados en el que habían sido declarados “no culpables” y ordenó la realización de un nuevo proceso.

Pitman, Jaime y Villalba fueron juzgados por un jurado popular que los declaró “no culpables” del delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas” por el que estaban imputados.

“La Sala III del Tribunal de Casación Provincial ha excedido su esfera de competencia y jurisdicción y, mediante una decisión manifiestamente antirrepublicana, decidió -sin mayores reflexiones- revocar una decisión emanada directamente del pueblo, por cuya propia naturaleza resulta irrevisable”, señaló Bernat.

A partir de un recurso de Orsini, Casación consideró que en el proceso llevado a cabo hubo “un claro avasallamiento a los derechos” de la víctima, que tenía 14 años al momento del hecho.

Los magistrados dispusieron así la nulidad del juicio por jurados conducido por el TOC 3, y realizado en el teatro Auditorium y ordenaron que se lleve adelante un nuevo proceso bajo el mismo formato, pero a partir de la conformación de un jurado con nuevos integrantes.

Share This Article
Deja un comentario
error: Si desea compartir esta nota utilice los íconos que aparecen en la página. Muchas Gracias. Copyright © www.compromisodiario.com.ar